Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 28 de octubre de 2010

Sol y Luna




Erase una vez dos astros que levitaban cada uno en su órbita. Uno era grande y luminoso, era al que llamaban Sol, y la otra era mucho más pequeña y no poseía luz, solo reflejaba la que le venía de otros astros diferentes. Cada uno iba por su órbita, sin mirar al otro, siguiendo su camino evitando chocarse con obstáculos para no sufrir. Esto sin embargo no siempre era posible, y muchas veces algunos cometas o trozos de otros astros que no tenían rumbo fijo se interponían en su trayectoria y nuestros dos protagonistas no eran capaces de esquivarlos. El Sol cada vez que esto ocurría se tragaba al enemigo envolviéndolo con su cuerpo de fuego, y conseguía siempre vencerlo sin sufrir apenas rasguños,pero la Luna, mucho más frágil, con cada golpe que recibía una cicatriz se formaba en su rostro, y al cabo de los años su cara parecía una cordillera de bultos y cráteres.

A la Luna le gustaba la oscuridad, ella era tímida y de ese modo evitaba ser vista, aunque siempre había algún gracioso que la iluminaba por las noches para que todo el mundo pudiese reírse de su magullada cara. Tenía muchos complejos, y con lo mal que lo había pasado estaba siempre deprimida, buscando rincones oscuros donde meterse para no ser descubierta. El Sol sin embargo era valiente y poderoso, su tez era brillante y siempre irradiaba calor y felicidad. Sabía que gracias a él miles de personitas podían vivir y por ello todos los días salía a la calle para hacer lo que más le gustaba, mostrar su alma al resto, que envidiosos le miraban y cotilleaban a sus espaldas, muriéndose de celos.

Sol y Luna sabían de su existencia, pero nunca se habían parado a mirar al otro. A la Luna le daba miedo que fuese un gracioso más que le alumbrase en modo de burla, y al Sol nunca se le había ocurrido fijarse en alguien tan tímido y del que todos dicen barbaridades. Sin embargo una noche nublada, en la que el frío gobernaba las calles llenas de borrachos de última hora y barrenderos acabando el turno, la luna salió de su escondite, pensando que con tanta nube nadie, ni siquiera el más perspicaz, sería capaz de alumbrarla con su luz para que el resto la viese. El Sol también andaba por allí husmeando, aunque esta vez era él el que se escondía, y justo en un callejón sin salida, al que los dos fueron a parar por equivocación se encontraron de sopetón. La luna muerta de miedo se quedó parada, ocultando su cara tras las pocas sombras que dejaba el resplandor del Sol. Sol por su parte, pese a no verla del todo, quedó prendado de ella, y en vez de burlas y tonterías comenzó a hablarle como si de un astro normal se tratase. La Luna quedó sorprendida y no sabiendo como actuar se sonrojó sin decir una palabra. Poco a poco la Luna perdió el miedo, porque vio que el Sol no era como el resto, Él la quería de verdad, y no solo para burlarse de su fea cara. Surgió el amor más rápido, más sincero y más perfecto que habían soñado jamás. Todos les envidiaban y les miraban con resquemor, dándose ahora cuenta de lo que la Luna valía y lo que se habían perdido. Del Sol por su parte quedaban impresionados por enamorarse de un astro como ella, de la que todos siempre hablaban mal, pero él siempre decía que el rostro exterior no es lo importante, y la Luna tenia el rostro interno más bonito que existía.

Así pasaban los días, huyendo de los comentarios envidiosos de la gente, viviendo sus vidas, siguiendo sus trayectorias pero procurando verse día a día,noche tras noche el Sol alumbraba a la Luna para que ésta no se sintiese sola, y ella perdió el miedo y mostró su cara al resto, quienes se dieron cuenta de lo equivocados que estaban. Al principio fue difícil, el tiempo pasaba rapidísimo cuando se veían, y necesitaban más y más, incluso había veces que la luna dejaba asomar su cara durante el día, buscando al Sol y su calor, intentando alargar el tiempo que tenían para estar juntos...

Y colorín colorado...este cuento se ha acabado...

sábado, 23 de octubre de 2010


Cuando el corazón parece que se va a salir del pecho solo cuando piensas en él...

Cuando cada vez que le ves un cosquilleo interminable te recorre de pies a cabeza...

Cuando al sentir su mirada sobre la tuya no puedes apartarla porque se establece una conversación de pupila a pupila...

Cuando en cada beso que das se te eriza hasta el último pelo de tu cuerpo...

Cuando al escuchar su voz parece sonar la más bonita de las canciones de amor...

Cuando no ves sentido a tu vida sin esa persona...

Cuando aunque estés agotado recuerdas su sonrisa y automáticamente otra sonrisa se contagia a tus labios...

Entonces sabes que estás enamorado...

viernes, 22 de octubre de 2010

Miedo


Miedo a que esto no sea real, a que algún día se acabe, a que lo que siento no sea lo que creo sentir...miedo a lo que opine la gente, miedo a las sensaciones nuevas, miedo a que se pase el tiempo tan rápido a tu lado y tan despacio cuando no estas...miedo a no poder dejar de pensar en ti, miedo a auto marginarme, a convertirnos en una pareja odiosa de las que nunca se separan...miedo de depender de ti...

Tengo miedo a que salga mal...como tantas otras veces.

jueves, 14 de octubre de 2010

...Tan sencillo como eso...


...Es como... echar sal a las heridas mal curadas, como romper a llorar en el silencio, como hacer el amor a oscuras o no disfrutar viendo las estrellas...

...Es como... comer judías frías, como tumbarte en una silla incómoda, como dar besos sin sentir nada, como leer sin enterarse de lo que quiere expresar su dueño...

...Es como... tumbarte en la cama sin sueño, como comer chicle cuando te duele la mandíbula, como coger el metro sin rumbo fijo o pararte ante un semáforo en verde...

...Es como... mirar por la ventana y no ver nada, como encender la tv sin saber que ponen, como regar las plantas cuando está lloviendo...

...Es como... poner la calefacción en pleno Agosto, como comer bombones sin envoltorio, como una conversación estúpida en la que ninguno tiene el mínimo interés por el otro...

...Es como... sobrevolar las nubes y cerrar los ojos, como columpiarte sin un atisbo de niñez en tus ojos, como ir a comprar sin dinero...

...Es como que te quiero y tú a mi no...Tan sencillo como eso...

domingo, 3 de octubre de 2010

Madrugada del 3 de Octubre de 2010 (Banco De España)


Después de 4 horas en total oscuridad y silencio sólo interrumpido por el paso de los coches encima de los respiraderos, el Metro vuelve a encender los fluorescentes desgastados y sucios. Las ratas ven invadido lo que durante la noche era su territorio y poco a poco el silencio sepulcral del inframundo Madrileño va desapareciendo.

Al principio sólo los trabajadores cansados y recordando la cama de la que acaban de salir arrastran sus pies hasta llegar a cada interruptor y cada llave de las máquinas. Pero poco a poco los andenes se van llenando de borrachos que buscan el camino más rápido a su casa, acompañados por un posible ligue de última hora o algunos amigos que al principio de la noche solo eran conocidos. Entre toda esa marabunta que va llegando como el agua a un río seco en época de deshielo, algún trabajador con prisa se cuela intentando no llegar tarde a sus oficinas.

Los trenes comienzan a pasar despacio, vacíos, esperando llenarse de gente como un lunes a hora punta, necesitan el calor humano después de toda la noche solitarios... Las conversaciones absurdas entre borrachos crean el ambiente junto con algunos que otros chillidos eufóricos, canciones enlatadas en móviles táctiles y ciertos cigarros encendidos clandestinamente.

El metro renace de sus cenizas como el ave fénix, día tras día, noche tras noche, año tras año...


viernes, 1 de octubre de 2010

Desconectar


Son muchos los pequeños quebraderos de cabeza que tengo, son muchos chiquititos e insignificantes pero que acumulados son como una gran bola de fuego que me persigue. Estoy harta de mentiras, falsedades, follamigos, discusiones y su puta madre en bragas.

Voy a recurrir al método web de desconectar, o al menos aparecer como desconectado durante un tiempo en mi vida real. No os asustéis, es solo una manera de volver a tener mi burbuja en paz.