Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 23 de septiembre de 2010

Miradas


El otro día en el hormiguero dijeron que las miradas son uno de los signos más importantes de expresión que existen. Creo que es cierto, con una mirada puedes expresar mil y una cosas...y generalmente son verdad. Es muy difícil mentir mirando a los ojos, digamos que es como el talón de aquiles de las mentiras, es el punto débil de las personas. Se podría decir que por las pupilas sueltas incontrolablemente todos tus sentimientos...a no ser que sepas manipularlos perfectamente y engañar...

Me gusta cuando me miran a los ojos y no apartan la mirada, me encantan los besos esquimales mientras me abrazan con ternura, me encanta que me hagan reír tumbados en la cama, sin retirar su pupila de la mía...

jueves, 16 de septiembre de 2010

...

¿Pero dime, tu nunca has tenido alguien clavado? ¿Alguien que te ha jodido la vida y aun así sigues queriendo oir ese te quiero?

martes, 7 de septiembre de 2010

Madrugadas Urbanas



La oscuridad invade las calles, luchando contra la anaranjada luz de las farolas que flanquean la calzada, acechando una a una, en cada esquina, cada pocos metros, creando una visión diferente de la ciudad. Es hora de los gatos y los borrachos.

Los felinos cruzan las calles silenciosos, haciendo suya la ciudad, escondiéndose tras cada coche aparcado, buscando la sombra proyectada sobre el suelo de la luz farolesca al chocar con diferentes objetos urbanos. Tan solo dejan ver sus brillantes ojos que te observan, ocultando el resto de su cuerpo ágil.

El viento también es amigo de estas horas de la madrugada, y silenciosamente hace vibrar cada hoja y cada rama de los arboles encarcelados de los parques cual vigilantes de los columpios.

Me gusta pasear a esas horas de la madrugada de un día cualquiera por las calles de Madrid. Sentirme felina escondida entre las sombras evitando temerosos violadores imaginarios, buscar ser dueña de las calles, sin que nadie entorpezca mi camino, clavarme al suelo como un árbol y dejar que el viento ondee mi cabello sin hacer ni un ruido, haciéndome olvidar quien soy, de donde vengo y a donde voy.

Por estas últimas noches de verano descubriendo un nuevo mundo...=)
Madrd 04:10 am- 7 Septiembre 2o1o

domingo, 5 de septiembre de 2010

Es como enamorarse de una canción...



Escuchar una canción y hacerla tuya al instante, sentirla propia en el tercer intervalo. Desde la primera nota, desde el primer tono que contrasta con el segundo esa canción es mágica. Nunca más vas a sentir lo mismo como la primera vez que lo escuchas...es lo típico que se dice de los cuadros...es la primera impresión, muy básica pero fundamental, inesperadamente clave para tu "relación" con esa canción. Ni siquiera cuando llevas demasiado tiempo sin escucharla, o sin ver ese cuadro tu reacción es la misma.

Cuando la primera reacción ante cualquier estímulo(aunque creo que ahora dejo claro que hablo de una canción) es un escalofrío y un cosquilleo en el pecho, como si de un enamoramiento se tratase...Simplemente no hay palabras, creo que todos sabéis a que me refiero.

Pero (y ahora viene mi parte de persona rara, extraña...no se si pasional por la música, o simplemente una rayada o una pesada...) una vez la has escuchado una vez y te ha producido ese tremendo escalofrío que ha recorrido todo tu cuerpo, de pies a cabeza...yo al menos no puedo dejar de escucharla, tengo que encontrar esa canción, aprenderme cada nota, cada silaba, cada tono escrito en la partitura...Es como si quisiera meterla dentro y que no se fuese nunca, guardarla en mi memoria por si no puedo volver a escucharla nunca más, como si quisiera que formara parte de mi, quiero hacerla mía. La pongo en el mp3 y lo pongo en repeat hasta que las notas de esa canción me salgan por las orejas, contagiadas ya de su ritmo...

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Sonrisas y Lágrimas



Abre los ojos. Un vacío inmenso te invade cuando miras a tu alrededor y solo unas pequeñas estrellas brillantes se ven pegadas en el techo de tu habitación. Soledad que no sabes de donde ha venido ni cuando, pero que está ahí presente todos los días. Parece que las parejas te persiguen en el Metro y se besan mirándote para recordarte que no hay nadie que ande pegado a tu mano, ni abrazándote por las calles de Madrid. A cada paso que das, un nuevo pinchazo, una nueva señal que se clava más y más hondo.

Cierra los ojos. Crea tu propio mundo. Fíjate en la persona que descansa ahora a tu lado, te está dando la mano y sus ojos se mezclan con los tuyos en una mirada que parece eterna. Sabes que es un sueño, pero todo es tan real...hasta las estrellas brillantes del techo están colocadas en el mismo sitio...

Lo echo de menos. Tampoco es nada concreto, simplemente esa sensación de tener a alguien. No pido nada pero es demasiado. A veces hay que conformarse con soñar...


http://www.youtube.com/watch?v=HdQjMDb8SnI